Disfruto de esta bella Vida, pregonando su simpleza y aferrándome a Ella cada día, tanto de ésta como de las que he pasado y de las que, seguramente seguiré viviendo..pues hay un alma en pena y un cuerpo vagando juntos sin intenciones de dejarla aun.

Cándida espera

Cándida espera

Cerré,

un instante mis ojos.
Ante mí…

aparece sublime
su blanca figura
de espaldas,
espléndida,
entregada,
magnífica,
radiante,
sabrosa
y pura.


Su piel,
cada una
de sus líneas,
deseosas,
imperfectas,
provocantes;
desafiantes.
A centímetros

de mi cuerpo
escalofríos
recorriéndome
escalocalientes
de arriba abajo
por entero.

Mi mente,

perdida…
a su suerte,
mientras…
la ley
de atracción,
influyente,
hace de las suyas.


Mis manos,

torpes manos
temblorosas,
de a poco
se acercan,
de a poco
sintiendo
su tibieza,
el llamado
de su fuente
clara y húmeda.



Un susurro
se escapa
mientras…
un hálito
de fuego
mis mejillas..
va enrojeciendo.

El aire

me falta
atrapado
a su imágen.

 ¡Estallo en deseos!




Voy…

y mis manos
temblorosas
se afirman,
con fuerza
la toman,
la aferran
a mí;
perdiéndome,
perdiéndonos,
en un susurro,
entre gemidos
y
cálidos lamentos;
entre caricias
y la explosión
de nuestros cuerpos.



::: Cristtoff WOLFtown © :::

2 comentarios:

  1. Sugerente entrega..... bello Poema cristtoff (siempre te leeré)

    ResponderEliminar