Disfruto de esta bella Vida, pregonando su simpleza y aferrándome a Ella cada día, tanto de ésta como de las que he pasado y de las que, seguramente seguiré viviendo..pues hay un alma en pena y un cuerpo vagando juntos sin intenciones de dejarla aun.

Ni por muy Caballero acabaría con su recuerdo

"Ni por muy Caballero acabaría con su recuerdo"


¿Cómo no he de extrañar su ardid desinhibido, sus grandes e hipnotizantes ojos, su piel...blanca y tan fría como la nieve esperando un abrazo, mi regazo…y aquellos carnosos y encantadores labios?


¿Cómo no he de extrañar sus estilizadas y sabias manos, sus sensuales hombros al descubierto; su manifiesta figura deslumbrándolo todo a diestra y siniestra; su cintura cincelada con paciencia para el goce de mis manos...y la seductora calidez de su entrepierna; para mí siempre y tan embriagantemente predispuesta?


¿Cómo olvidarla, apacible y alborotada, tierna y enajenada; tan cerca y tan de mi, por un destino cruel, hoy alejada?


Necio sería pretender olvidar cada una de sus evocaciones, si estas quedaron grabadas con el más ardiente fuego; su vivo recuerdo, olvidar podría, ni por muy caballero.




Cristtoff Wolftown ©


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada